Un estudio concluye que, aun teniendo en cuenta la inmensa cantidad de gases nocivos que liberan los cohetes, la explotación minera de asteroides contaminaría muchísimo menos que la terrestre.