La tecnológica de la manzana pierde el billón de dólares de valoración en Bolsa entre dudas sobre si su ritmo de crecimiento es sostenible