Los abogados de los procesados tratan de evitar que se acepte en el juicio y critican al inspector del Banco de España que lo firma