Recorrer cien kilómetros en vehículo eléctrico puede costar entre uno y tres euros. La electricidad sube pero también el petróleo, por lo que la relación entre consumo de kilovatios/hora y gasto es insuperable