Estados Unidos llega a las elecciones de medio mandato con crecimiento y poco paro, pero también con desequilibrios