América Latina sigue mostrando un panorama muy heterogéneo, con alta incertidumbre en sus tres economías más grandes, pero perspectivas favorables