El SMI no es solo un asunto de oferta y demanda, es también una cuestión de justicia y dignidad