Las entidades españolas parten de niveles holgados de solvencia pero con una capitalización menor que las europeas