La empresa atribuye la decisión a la baja demanda y producción de dos modelos de coche que se fabrican en una de las líneas de montaje