Las aplicaciones digitales para abogados abren el debate sobre si violan la regulación de los profesionales