Las entidades asumen el pago del impuesto a partir de ahora, pero consideran injusta la retroactividad