Una reforma fiscal que se precie tiene que actuar sobre renta, sociedades, patrimonio y sucesiones