Univergy provechó el accidente de Fukushima para impulsar en Japón la energía solar y factura 43 millones