Los límites para el alquiler turístico, las posibles modificaciones de la legislación sobre el arrendamiento urbano y el creciente esfuerzo financiero de las familias auguran una ralentización en 2019