Las estrategias para conseguir el cobro vulneran a veces el honor del deudor o son claramente vejatorias o intimidantes. La justicia ha examinado caso a caso