Cuando era el número dos del BBVA, Ángel Cano no lucía la misma cara de felicidad. Tres años después de su cese, este exbanquero dedica sus días a las inversiones en 'startups'.