Así de dañino puede volverse un sistema de reconocimiento de sonidos, según el caso de estudio diseñado por la Universidad de Princeton