Da igual la transformación digital: Amazon, Microsoft, Google y otras tecnológicas se dan cuenta (al fin) de que la integración de sistemas es clave para su propio negocio.