El gigante asiático construye más líneas de metro que la suma del resto de países. Lucha así contra la congestión del tráfico y la contaminación