El intento de reconciliar el keynesianismo con la economía clásica ha fallado. Hay que intervenir en los mercados financieros