La cohesión interna es necesaria para el éxito del acuerdo con el FMI, pero no suficiente