La salida de capitales de los países emergentes golpea la economía. El peso se ha devaluado más de 50% desde enero, la tasa de interés está en 60%, la inflación no para de subir y el PIB caerá en 2018