La reforma de Barack Obama ha cumplido con lo previsto pese a los intentos de Trump de matarla