EE UU, China y la eurozona, por distintos motivos, tienen factores de riesgo que pueden estallar