No hay que perder nunca de vista una evidencia: cuando una entidad tiene problemas serios, los oculta