Peor no estamos, ni mucho menos, pero existen factores de riesgo que preocupan a los inversores