Una nueva aristocracia del dinero ha dejado en la cuneta a los que han quedado atrás