Nada hubo más aparentemente estadounidense en la crisis bancaria internacional que la caída del banco en septiembre de 2008