El 15-S de 2008 fue la versión moderna del ‘crash’ del 29, y sus efectos persisten