La compraventa de casas se acelera, con alzas superiores al 25%, en regiones hasta ahora menos dinámicas, como Aragón, Galicia y Castilla-La Mancha