La marca se había convertido en una de las favoritas de varias casas reales europeas en estos últimos años