Mark Carney entrega un informe al Gobierno analizando posibles consecuencias económicas