Una década después de esta crisis, nadie sabe cuando llegará la siguiente, pero los países emergentes están avisando