Las tensiones en el Golfo y la crisis China‑EE UU despiertan al mercado de la previsibilidad que auguraba el ‘fracking’