Crece el número de propietarios e inmobiliarias que vuelven a hacer negocio con la venta de pisos por encima del precio legal y exigiendo dinero en negro. En Madrid se han duplicado las infracciones