En tres años se han multiplicado por cinco y para 2030 se espera que el 41% de los coches funcionen con electricidad