El activismo por parte de los inversores crece en Europa. El tamaño de las empresas objeto de sus campañas es cada vez mayor debido a la llegada de dinero a estos fondos