El objetivo público debe ser el de simplificar y reducir los costes del procedimiento