Romper el vínculo familiar supone para las clases medias un viaje hacia el empobrecimiento