París, Berlín, Roma o Nueva York impulsan registros obligatorios, multas a los incumplidores o impuestos a los visitantes