Los empleados de Pauny se hicieron cargo de la empresa cuando quebró y hoy tienen casi un cuarto del mercado con unas ventas de 107 millones de euros