Quienes suelen hacer muchos viajes de negocios son más propensos a informar de síntomas de ansiedad y depresión, a tener problemas para dormir y el índice de masa corporal más alto