Incubadoras públicas como GameBCN ofrecen la aceleración necesaria para crear el nuevo Candy Crush gracias al ‘mentoring’ de grandes figuras como la del fundador de Assassin’s Creed