Reagan y George W. Bush ensayaron la receta mágica de bajar impuestos para recaudar más, pero ambos fracasaron