La CNMC lleva a los tribunales a las tres ciudades por entender que su regulación sobre pisos turísticos perjudica a los consumidores