Por cuestiones identitarias, por un cambio en su actividad o para acceder a nuevos mercados, las marcas modifican sus denominaciones con el objetivo de seguir creciendo