Una de cada ocho universidades españolas está presente entre las 500 del ‘ranking’ de Shanghái, pero ninguna en las 200 primeras