La tecnología es un elemento importante, pero no suficiente. El medio ambiente y la atención al ciudadano se convierten en elementos claves en la configuración de las grandes urbes del futuro