El equipo negociador británico dimite a tres meses del plazo fijado por Bruselas para lograr un acuerdo de salida. La caída alienta a los partidarios de que Reino Unido siga en la UE