En España, el nivel de seguridad en el trabajo es el segundo más bajo de los 35 países más ricos